LOS FUNDAMENTOS

OBJETIVOS:

 

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

 

  • Escribir el Versículo Llave de memoria.
  • Distinguir entre los fundamentos correctos y los errados.
  • Explicar la importancia de construir sobre el fundamento espiritual correcto.
  • Reconocer a Jesucristo como el verdadero fundamento espiritual.
  • Listar tres pasos para construir un fundamento espiritual apropiado.

 

VERSÍCULOS LLAVES:

 

“Por tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento; no arrepentimiento de obras muertas, y de la fe en Dios, de la doctrina de bautismos, y de la imposición de manos, y de la resurrección de los muertos, y del juicio eterno. Y esto haremos a la verdad, si Dios lo permitiere” (Hebreos 6.1-3).

 

INTRODUCCIÓN

 

La Biblia compara la vida de un creyente a la construcción de un edificio:

 

“Porque nosotros, coadjutores somos de Dios; y vosotros labranza de Dios sois, edificio de Dios sois” (1 Corintios 3.9).

 

Cada creyente está unido en Cristo con otro Cristianos formando la Iglesia. La Biblia también compara la Iglesia a un edificio:

 

“En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu” (Efesios 2:22).

 

Siempre que los hombres irguen un edificio ellos deben poner un fundamento apropiado primero. Desde que éste es un principio natural entendido por todas las personas, Dios lo usó para enseñar una gran verdad espiritual.

 

Un creyente debe tener un fundamento apropiado para construir una buena casa espiritual. El fundamento debe ser puesto según el plan del constructor. La Biblia da el plan del  perito constructor, Jesucristo.

 

Este capítulo explica la importancia de tener un fundamento espiritual apropiado. También presenta principios básicos que la Biblia enseña sobre este fundamento.

 

EL PROPÓSITO DE CONSTRUIR

 

El propósito de su “construcción” espiritual es proporcionar una habitación [un lugar para  morada] para Dios. Su Espíritu solamente morará en usted cuando su vida estuviere  construida en el fundamento correcto. Pablo preguntó:

 

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Corintios 3:16).

 

“Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima: empero cada uno vea cómo sobreedifica” (1 Corintios 3:10).

 

EL FUNDAMENTO

 

El fundamento espiritual de que la Palabra de Dios habla:

 

ES BASADO EN LA PALABRA DE DIOS:

 

“Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Timoteo 2:19).

 

ES UN BUENO FUNDAMENTO:

 

“Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano a la vida eterna” (1 Timoteo 6:19).

 

ES BASADO EN LA RECTITUD:

 

“Como pasa el torbellino, así el malo no permanece: Mas el justo, fundado para siempre”  (Proverbios 10:25).

 

ES ETERNO:

 

“Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano a la vida eterna” (1 Timoteo 6:19).

 

ÉL DESCANSA EN DOS PRINCIPIOS BÁSICOS:

 

“Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Timoteo 2:19).

 

Los dos principios sobre los cuales el fundamento se firma son:

 

  1. Hombres redimidos: El Señor conoce aquellos que son Suyos.

 

  1. Viviendo vidas redimidas: Todo aquello que invoca el nombre de Cristo apártese de la iniquidad.

 

SE CONSTRUYE EN UNA PIEDRA QUE ES INMÓVIL:

 

“Semejante es al hombre que edifica una casa, el cual cavó y ahondó, y puso el fundamento sobre la peña; y cuando vino una avenida, el río dio con ímpetu en aquella casa, mas no la pudo menear: porque estaba fundada sobre la peña” (Lucas 6:48).

ESA PIEDRA ES JESUCRISTO:

 

“No hay ninguna otra piedra; yo no sé cualquiera” (Isaías 44:8, Traducción del original en ingles).

 

Jesús Cristo es el único fundamento para la vida espiritual:

 

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Corintios 3:11).

 

JESÚS: EL FUNDAMENTO

 

Dios es el que escogió a Jesucristo como el fundamento de la vida espiritual:

 

“Por tanto, el Señor Jehová dice así: He aquí que yo fundo en Sión una piedra, piedra de fortaleza, de esquina, de precio, de cimiento estable: el que creyere, no se apresure”  (Isaías 28:16).

 

El fundamento de la vida espiritual no es un credo artificial, una denominación, o una ceremonia religiosa. El fundamento es Jesús Cristo.

 

Muchos profesando ser creyentes intentan construir grandes estructuras espirituales de la Cristiandad en sus vidas. Ellos se involucran en el programa de la iglesia y hacen muchas  buena obras. La apariencia exterior de su edificio espiritual es buena. Pero luego su edificio espiritual empieza a hundir y destruirse. Ellos entonces se acobardan, caen derrotados, y entran en el pecado. Esto es porque ellos están intentando construir sobre el fundamento errado.

 

Así como un bueno fundamento es necesario a apoyar propiamente un edificio en el mundo natural, el fundamento espiritual correcto es necesario para apoyar el edificio de su vida espiritual:

 

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca; La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba” (1 Corintios 3:11-13).

 

Todos las obras llamadas de “Cristianas” serán probadas por Dios. La estructura de su vida espiritual será examinada para determinar si ella fue construida sobre el fundamento apropiado. El único fundamento de la vida espiritual que estará de pie es lo que se construye en Jesucristo.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS FUNDAMENTOS

 

Los fundamentos son muy importantes. El escritor de Salmos comprendió esto cuando él preguntó:

 

“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?” (Salmos 11:3).

 

En el mundo natural, si el fundamento de un edificio no se pone propiamente, la estructura entera puede desmoronar. El mismo es verdad en el mundo espiritual. Un fundamento errado producirá un desastre espiritual.

 

El registro Bíblico de Hageo enfoca la importancia de fundamentos espirituales apropiados. Israel estaba experimentando cosechas pobres en el mundo natural. Hageo les dijo que examinasen sus caminos:

 

“Sembráis mucho, y encerráis poco… Meditad sobre vuestros caminos.  Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y soplo en ello. ¿Por qué? Dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa” (Hageo 1:6,7,9).

 

Para corregir el problema Hageo dijo al pueblo de Israel que ellos debían reconstruir en los dos mundos: natural y espiritual.

 

Reconstruir en el mundo natural era necesario para el pueblo Israel porque ellos habían atrasado el edificio de la casa del Señor. Ellos habían construido sus propias casas y habían puesto sus propias preocupaciones delante de la orden de Dios de reconstruir el templo. Pero más importante, el fundamento espiritual de sus vidas estaba equivocado. Ellos habían  ofrecido los sacrificios [las buenas obras] con manos impías:

 

“Y respondió Hageo y dijo: Así es este pueblo, y esta gente, delante de mí, dice Jehová; y asimismo toda obra de sus manos; y todo lo que aquí ofrecen es inmundo”  (Hageo 2:14).

 

Una obra correcta ofrecida por las manos impías no es aceptable. El fundamento espiritual de sus vidas estaba equivocada y por esto ellos no son bendecidos por Dios.

 

En el mundo natural, Hageo dijo al pueblo de Dios que el fundamento del templo del Señor debe ser establecido otra vez. Él dijo que ellos también deben reconstruir sus vidas espirituales sobre un fundamento apropiado. Desde el día que Israel empezó a construir sobre el fundamento correcto que Dios empezó a bendecirlos:

 

“Reflexionad desde este día en adelante, desde el día 24 del mes noveno, el día en que son puestos los cimientos del templo de Jehová. Reflexionad: ¿Todavía hay semilla en el granero? Si bien ni la vid, ni la higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo han producido todavía, desde este día os daré bendición.”

(Hageo 2:18-19).

 

Desde el día que usted empieza a construir los fundamentos espirituales apropiados Dios lo bendecirá en cada área de su vida.

 

LA DOCTRINA DE JESÚS

 

Jesús enfatizó la necesidad de construir sobre un bueno fundamento espiritual. Él ilustró esta verdad por una parábola de dos hombres que construyeron sus casas. La Biblia tiene dos registros de esta parábola. Uno está en Mateo 7:24-29 y el otro está en Lucas 6:47-49. Ellos se reproducen aquí para permitir comparación de los dos pasajes:

 

Lucas
Mateo
Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras, y las hace, os enseñaré a quién es semejante:
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace,
Semejante es al hombre que edifica una casa, el cual cavó y ahondó, y puso el fundamento sobre la peña; y cuando vino una avenida, el río dio con ímpetu en aquella casa, mas no la pudo menear: porque estaba fundada sobre la peña.
Le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña;

Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña.

Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; en la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó; y fue grande la ruina de aquella casa.

 

Lucas 6:47-49

Y cualquiera que me oye estas palabras, y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, é hicieron ímpetu en aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Y fue que, como Jesús acabó estas palabras, las gentes se admiraban de su doctrina;

Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

 

Mateo 7:24-29

 

 

 

Hay varios principios importantes aquí:

 

DOCTRINA:

 

El primer principio es que edificar un fundamento espiritual apropiado es parte de la doctrina [las enseñanzas] de Jesús. Este pasaje registra que las personas “se admiraban de  Su doctrina”. Parte de esa doctrina era la historia que Él contó sobre construir sobre un bueno fundamento.

 

Pablo también se refiere a construir un fundamento como parte de la doctrina de Cristo:

 

“Por tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento; no arrepentimiento de obras muertas, y de la fe en Dios” (Hebreos 6:1).

 

Pablo después continúa listando el contenido de la doctrina de Jesús.

 

EL FUNDAMENTO CORRECTO:

 

En Lucas 6:47 se dan los pasos para construir un bueno fundamento espiritual:

 

1.    Todo aquel que viene a mí,
2.    Y oye mis palabras,
3.    Y las hace, os enseñaré a quién es semejante:

 

Todos los tres pasos son requeridos. No es bastante venir a Jesús. Usted también debe escuchar a lo que Él ha dicho. Pero venir y escuchar no es bastante. Usted también debe tener una acción personal. Una persona puede venir a Jesús, puede oír lo que Él tiene que decir, pero puede no responder:

 

“¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?” (Lucas 6:46).

 

Usted puede conocer la Palabra y todavía no actuar con base en ella. Jesús no es verdaderamente Señor de su vida hasta que usted practique Sus enseñanzas. Un bueno fundamento es basado en la Palabra de Dios. El hombre que vino a Jesús, oyó Su Palabra, y entonces actuó según ella fue llamado de sabio. Este hombre se aseguró que el fundamento espiritual de Su vida era firme. Él “cavó y ahondó” quitando todo que estaba entre él y la Roca, Jesucristo.

 

La Palabra de Dios es el plan que muestra cómo construir su vida espiritual. La Biblia debe ser recibida como la autoridad absoluta y el plan para su fundamento espiritual porque…

 

“Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21).

 

El propósito de la revelación de Dios se da en 2 Timoteo 3:16:

 

“Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia”  (2 Timoteo 3:16).

 

La Biblia contiene la instrucción sobre las doctrinas básicas de Jesús. También tiene  reprobación y corrección para aquellos que no siguen estas enseñanzas.

 

EL FUNDAMENTO ERRADO:

 

El hombre que construyó sobre un fundamento errado oyó la Palabra de Dios, pero no tomó una acción personal sobre lo que él oyó. Él es llamado de hombre insensato y fue comparado a un hombre que construyó sin un fundamento (Lucas 6:49). Su casa se construyó en la arena en lugar de la roca (Mateo 7:27).

 

Usted construye espiritualmente en la arena cuando usted basa su vida en las tradiciones o las creencias religiosas de los hombre, pensando que usted puede hacerse espiritual por las buenas obras, asistencia a la iglesia, o por las ceremonias religiosas.

 

LAS TORMENTAS DE LA VIDA:

 

La historia contada por Jesús sobre los dos constructores revela otra gran verdad. Es de la naturaleza de la propia vida ser tormentosa. Las circunstancias de la vida resultan en muchas crisis personales. Usted debe enfrentar la muerte, enfermedad, y desastre. Incluso los creyentes enfrentarán esos problemas. Hechos 14:22 advierten que “nosotros debemos a través de mucha tribulación entrar en el Reino de Dios.”

 

Jesús dijo:

 

“Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

 

Nadie escapa de las tormentas. Las circunstancias tormentosas de la vida están por toda parte y son experimentadas por todas las personas. Las tormentas son las mismas, pero lo que difiere es cómo las personas responden a ellas. Si su vida espiritual no tiene el fundamento correcto usted caerá. Así como la casa que se construyó en la arena, la ruina  será grande. Si su vida está construida sobre el fundamento correcto de Jesucristo y Su Palabra [la doctrina], la tormenta no puede removerlo:

 

“La voz del cual entonces conmovió la tierra; mas ahora ha denunciado, diciendo: Aun una vez, y yo conmoveré no solamente la tierra, mas aun el cielo.  Y esta palabra, Aun una vez, declara la mudanza de las cosas movibles, como de cosas que son firmes”  (Hebreos 12:26-27).

 

Cuando la experiencia temblorosa viene, lo que no puede removerse permanecerá. Aquellos que están de pie han construido sobre un fundamento espiritual correcto.

 

LOS FUNDAMENTOS: UN PRERREQUISITO

 

Un bueno fundamento es un prerrequisito para construir un edificio saludable en el mundo natural. La palabra “prerrequisito” significa que es “algo requerido antes.” Un fundamento apropiado es requerido antes de construir la “superestructura”. La “superestructura” es lo que se construye sobre el fundamento.

 

Un fundamento espiritual apropiado es un prerrequisito a la madurez espiritual. Hebreos 6:1-3 nos dicen que nosotros no podemos seguir a la perfección a menos que el fundamento espiritual sea colocado adecuadamente. La madurez espiritual es la superestructura [el edificio] que reposa sobre el fundamento espiritual. Si el fundamento, entonces, está equivocado, la superestructura no permanecerá de pie y usted nunca logrará la madurez espiritual.

 

Las lecciones siguientes explican cosas que deben ser parte de su fundamento espiritual. Pero como la parábola de las dos casas indica, no es bastante ser informado de estas doctrinas básicas. Usted debe hacer una contestación personal a la Palabra de Dios y debe integrar estas verdades en el fundamento espiritual de su vida.

 

Si usted no responde a la Palabra de Dios, usted es como el hombre descrito por el Apóstol Santiago:

 

“Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.  Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se consideró a sí mismo, y se fue, y luego se olvidó qué tal era. Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho”  (Santiago 1:22-25).

 

Recuerde que desde el momento que usted decide empezar el edificio de su vida espiritual sobre el fundamento apropiado, Dios lo bendecirá.

Éstos son los principios básicos que usted estudiará en las lecciones siguientes:

 

  • El arrepentimiento de Obras Muertas
  • La Fe hacia Dios
  • Los Bautismos
  • Imposición de Manos
  • La resurrección de los Muertos
  • El Juicio Eterno
Phone: 123-456-7890
Fax: 1.800.123.4566
Chicago, IL 60606
123, New Lenox